Una de babas: Los Mercenarios